Reflexiones sobre los 1000 programas